En el transcurso de la pandemia del COVID-19 durante el 2020, se han dado a conocer múltiples situaciones de maltratos a las poblaciones trabajadoras de monocultivos y plantaciones agrícolas en Costa Rica.

El TCU “Agua, lucha y Justicia Ambiental” ha mapeado algunas formas en las cuales las organizaciones sociales y comunitarias enfrentan los efectos de la crisis actual. En ese contexto realizaron un video y un material gráfico que recupera la situación que se vive actualmente en las plantaciones, con el propósito de dar a conocer dicha realidad y apoyar también los esfuerzos que se hacen “desde abajo” por defender los derechos laborales.

En el Caribe Norte el SITRAP denuncia el irrespeto de los derechos laborales de la población trabajadora en plantaciones agrícolas y exige medidas para proteger su salud frente al COVID-19. Si conoce que se estén violentando los derechos laborales en plantaciones agrícolas, puede denunciar al 27688845 o al 83090994.

#JusticiaSocialyAmbiental
#COVID19

Gracias al apoyo del TCU-635: Grupos organizados y comunicación para el cambio social, Pry01-597-2020: Relaciones laborales en Costa Rica, TCU-681: Cumplimiento de los derechos labores en plantaciones y afines, el TCU-666: Dialogando el presente y el Programa Kioscos Socioambientales de la Universidad de Costa Rica.

Puede ver el video aquí

Soy de nacionalidad Ngäbe, del territorio indígena de Altos de San Antonio, y con gran preocupación y tristeza, les digo que hemos recibido las noticias publicadas en los medios de comunicación radiales, escritos y televisivos, con relación a los hermanos y hermanas que año con año vienen a dar su aporte a la economía de Costa Rica, participando en la cogida de café.

Primero, los hermanos reciben un trato de migrantes, los Ngäbes – Buglé somos una nación, un pueblo, que por imposición de la colonia hemos sido divididos y hoy estamos tanto en Panamá como en Costa Rica: El Convenio 169 de la OIT nos reconoce como poblaciones transfronterizas, jamás como migrantes, como pueblo y no como etnia.

Las noticias y declaraciones de autoridades y cafetaleros nos muestran como que los indígenas recibirán grandes beneficios y tratos preferenciales, y nos preguntamos:

¿Los Ngäbe – Buglé también tendrán todas las garantías sociales y laborales que establecen las leyes nacionales y los convenios internacionales?

¿Cuáles son las garantías reales de que los hermanos y hermanas, que participarán en la cogida de café, no vienen contagiados?

¿Cuáles son las medidas concretas para prevenir el contagio de los Ngäbes que estamos en Costa Rica?

¿Tienen las autoridades de Costa Rica la capacidad de atender eficientemente un posible contagio masivo de indígenas? ¿Cuál es esa capacidad?

¿Es el Ministerio de Trabajo parte de la coordinación institucional?

¿Son camas dignas para los indígenas un tablero con patas?

¿Es humano que a los Ngäbe – Buglé se les encierre en una finca?

¿Qué coordinación ha hecho la comisión institucional con los territorios Ngäbes que estamos en Costa Rica?

Esperamos que las autoridades de Panamá y Costa Rica realmente velen por los derechos humanos de los pueblos indígenas y que no los pongan bajo los intereses económicos.

Autor: Javier Montezuma

Tomado de: https://semanariouniversidad.com/opinion/por-los-derechos-humanos-de-la-nacion-ngabes-bugle/

¿Cuál pandemia? Extractivismos recargados


“Las raciones fueron nuevamente reducidas para economizar petróleo. Pero los cerdos parecían estar bastante a gusto y, en realidad, aumentaban de peso.”

George Orwell – Rebelión en la Granja
En los últimos meses a raíz de las medidas económicas tomadas y no tomadas por el Gobierno ante la pandemia, hemos visto deterioradas las condiciones socioeconómicas de una gran parte de la población, agudizando las desigualdades de nuestra sociedad; pero como era de esperar algunos sectores no han sido impactados de la misma manera, entre ellos la industria extractiva. Podemos preguntarnos: ¿a qué tipo de cuarentena se han sujetado?

Lo primero que pensamos es: ¿qué son los extractivismos? Estos son parte de un modelo socioeconómico, productivo y político que se basa en la extracción de los bienes naturales (principalmente) con el fin de obtener materias primas con poco valor agregado y procesamiento sensibles a ser vendidas en los mercados. Para ello diversos actores sociales procuran facilitar su operación mediante exoneración fiscal, para optimizar sus ganancias. Entre algunas actividades están las conocidas tradicionalmente como la minería o exploración petrolera, pero en Costa Rica con más intensidad está la agroindustria a través de los monocultivos (piña, azúcar, banano, palma africana) o megaproyectos.

Estas actividades tienen profundas secuelas en nuestro país, su creciente intensidad y extensión ha impactado de forma irreversible en las comunidades y los ecosistemas. El uso indiscriminado de agroquímicos nocivos para la vida humana y el ambiente, así como la necesaria deforestación para su desarrollo son muestras de sus “externalidades en el agotamiento de los bienes naturales”.

Con la llegada del COVID-19 se mostró cómo los sectores extractivistas miraban para otro lado, y las autoridades refrendaron esto. Amparados en la “necesidad” de resguardar la economía, las implicaciones del “martillo y el baile” se diferenciaron entre lo urbano y rural, en uno se corre por cumplir con el cierre, pero en otros continúa el baile de la indiferencia y la explotación.

Si quisiéramos caracterizar las desigualdades presentes en el país, basta con retratar la división del trabajo y su manifestación a través de la clase y el género, cómo se entrelazan para mostrarnos a los perdedores y ganadores, donde el migrante o el pobre viven en carne propia las violencias de una actividad económica que no puede parar. Pero la acumulación de la riqueza sigue estando en manos de esas empresas opacas, casi ausentes hasta para tributar.

Pero su actividad no se mide solamente por su producción, sino también en las capacidades que generan para modificar a su favor las condiciones mediante las que operan. Por ejemplo, desde las cámaras empresariales hemos visto deseos expresos de una desregulación de la legislación ambiental (estudios de impacto ambiental, requisitos y otros) para hacerla más “amigable” con los negocios. Usando la excusa del ingreso en la OCDE se quiere modificar reglamentos para facilitar la introducción de paquetes tecnológicos que sirven de insumos a la producción agroindustrial, pero en definitiva son más agroquímicos, algunos restringidos en muchos países; pero también algunos reglamentos sobre las condiciones laborales de las personas, apostando a una normalización “legal” de la precarización a la que están expuestas.

¿Por qué hablar de esto? Porque les ha ido tan bien que son “punta de lanza” de la reactivación económica, coronados con el discurso presidencial con su apuesta al cultivo del cáñamo (monocultivo), pero también dio espacio para retomar las intenciones de algunos sectores por activar la minería de oro o la exploración petrolera, antes detenidas por decretos y leyes, pero hoy se perfilan como moneda de cambio en la política nacional. Es así como estamos siendo testigos que estos extractivismos sin cuarentena deterioran nuestro ambiente y atizan la desigualdad política y económica en el país.

Autor: Luis Andrés Sanabria Zaniboni

Fuente: https://semanariouniversidad.com/opinion/cual-pandemia-extractivismos-recargados/

 El Decanato de Ciencias Sociales, el Programa de Kioscos Socioambientales, la Escuela de Ciencias Políticas y el Centro de Investigaciones y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica, desde marzo de 2020 han iniciado un proceso de diagnóstico comunitario con la finalidad de conocer los impactos e implicaciones que la pandemia ha tenido en diversos territorios del país y en organizaciones comunales.

 

 

Pueden ver el video aquì.

Un esfuerzo entre el Observatorio de Acciones Colectivas del IIS y el Observatorios de Bienes Comunes del Programa Kioscos Socioambientales.

 

 

Puede descargarlas aquì; Infografia 1 e infografìa 2

Si desean versiones impresas pueden contactarse a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Desde la otra acera. Programa de análisis de la realidad Nacional

Conversan:
- Dennis Solís Cruz , Secretario General de la APSE
- Sofía Guillén Perez, Economista.

Tema: ¿Hay diálogo social en Costa Rica?

- Oscar Ugarte, Periodista del Seminario Universidad, UCR
- Fernando Rodríguez, Economista y Ex Viceministro de Hacienda
- Catalina Chavez, Presidenta de la Federación de Estudiantes de la UCR
- Mauricio Álvarez, Coordinador Kioscos Socioambientales, UCR
- Cladys Alzate, Miembro de la Red de Emergencia Cultural
- Alejandra Bonilla, Miembro de Tamaste y Red de Mujeres Rurales

Pueden ver el video completo aquí.

El Bloque Verde y el Programa Kioscos Socioambientales le invitan al foro virtual "Incineración (y combustión química) de desechos sólidos en Costa Rica: experiencias y realidades", a realizarse el Miércoles 29 de Julio a las 6pm (Costa Rica) con trasmisión en vivo por FBLive de Bloque Verde y Programa Kioscos Socio-ambientales UCR.

Modera: Lic. Dylanna Rodríguez Muñoz. TCU Kioscos Socioambientales. UCR.

Exponen: Ing. MSc. Luis E. Rodríguez. MSc. Administración de Recursos Naturales, Regidor Municipalidad de Belén.
Dr. Ronald Arrieta. Dr. en Biotecnología Ambiental e Industrial (TU Berlín), Hacia Basura Cero.
Ing. MSc. Celeste López Quirós. MSc. Desarrollo Rural Territorial. Viceministra de Gestión Ambiental. MINAE-CR.
Ing. MSc. Fabian Pachecho R. MSc. Agrobiología Ambiental y agricultor

 


Pueden ver el video aquí.

La administración del Canal 15 despidió al productor del programa Era Verde, lo que amenaza su continuidad en un contexto de ataques y recortes.

Llamamos a salir a defender este programa, a impulsar la campaña de firmas y a salir a luchar a las calles en el momento que sea necesario.

No todas las personas experimentan de la misma forma la pandemia. Debido a que vivimos en una sociedad basada en la desigualdad social y el patriarcado, las mujeres nos encontramos en una situación de mayor vulnerabilidad frente a los efectos de cualquier crisis económica, política y social. Además las mujeres rurales, campesinas e indígenas experimentan doble exclusión y desigualdad que agudiza el impacto de la crisis sanitaria.


En este programa profundizamos sobre este tema, así como sobre las estrategias y alternativas que construyen las mujeres para resistir a este contexto.
Nos acompañó Francisca Inés Wilson de Valle Bonito de Upala, parte de la Red de Mujeres Rurales, Cinthya Hernández de Chánguena en Palmar Sur, parte de Chánguena por Siempre. Doris Ríos, del territorio cabecar de China Kichá en la Zona Sur, parte de los procesos de recuperación de tierras indígenas y Kattia Cruz de la Carpio en San José, parte de COOVIFUDAM.

 

 

Pueden ver el video aquí.

Esfuerzo conjunto por los proyectos TCU-743, TCU-635, TC-681, TCU- 666, TCU-661, TCU-607, ED-3391, EC-495. Escuela de Trabajo Social, Programa de Economía Social Solidaria, Programa Kioscos Socioambientales de la UCR, Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE) de la UNED.

 

Puede ver el video completo aquí.

 

Prosokioc