Fuente: Elpais.cr

El Tribunal Contencioso Administrativo, ante gestiones del Bloque de Fuerzas Vivas de Piedades Sur, anuló trámites de la municipalidad de San Ramón, Alajuela, que favorecían a granjas avícolas.

El medio comunitario Surcos dio cuenta que los permisos se basaron en una errónea interpretación de resoluciones de la Sala Constitucional.

En el 2008 (período administrativo anterior 2006-10) un gran empresario obtuvo un permiso de ampliación de granja avícola, aumentando desde 6 a 10 galpones, cuatro más de lo construido antes de un plebiscito en febrero del 2003.

Cabe recordar que desde el 18 de octubre del 2002, el mismo Concejo ramonense había acordado en firme, en sesión extraordinaria, que fuera aprobada por unanimidad la organización del plebiscito.

En esa consulta, la comunidad decidió por un 96% de votos que no debían dar más permisos de operación a granjas avícolas y porcinas hasta tanto no se acordara un plan regulador, a fin, especialmente, de proteger las fuentes de agua.

“A un granjero muy poderoso que había levantado las ampliaciones sin permisos de ningún tipo, violentando además el mandato plebiscitario de Piedades Sur, usurpación de toda legalidad que es usual en quienes se sienten siempre por encima del bien y del mal, y están acostumbrados a hacer lo que se les viene en gana, hasta que el pueblo organizado dice basta y se apoya en abogados honestos dispuestos a asumir y convertir las ‘causas perdidas’ en triunfos”, dice un comunicado.

El abogado del Bloque de Fuerzas Vivas de Piedades Sur es el ambientalista Álvaro Sagot Rodríguez.

“La anulación se da porque en la municipalidad se fundamentaron en hechos falsos, es decir, los funcionarios municipales y el alcalde argumentaron que el recurso de amparo de los empresarios obligaba a darles los permisos, pero el asunto era que la Sala Constitucional NO DIJO ESO y el Tribunal Contencioso dijo que el permiso de construcción era absolutamente nulo por carecer de motivación (no responder a una realidad fáctica y jurídica)”, señaló SURCOS.

“Con esta gestión, es obligatorio iniciar acciones a nivel municipal para que respondan, pues los permisos obtenidos son y eran nulos, es decir, no generaron, ni generan derechos”, se explica.

La comunidad de Piedades Sur acudió al plebiscito, para oponerse a la ampliación e instalación de nuevas granjas, y alegaba que les afectaba el ambiente y deterioraba los caminos, mientras que no daban ningún aporte para el desarrollo del distrito.

Prosokioc